domingo, 24 de septiembre de 2017

Santa Lucía (24 de septiembre de 2017)







El dialogo de la mirada

Como tantas otras veces iba a la iglesia a rezarle a sus imágenes, esas que su madre le había presentado desde sus primeras horas de vida. Sus padres siempre le contaban la anécdota que cuando nació y salieron del hospital al primer sitio que fueron era a ver al 'Señor', antes incluso de ir a su casa. Era normal que considerara aquel templo como su casa. Esta vez era diferente, avanzaba con paso ligero, entre sollozos y secándose las lágrimas con un pañuelo que apretaba con fuerza en su mano derecha. La situación había llegado a un límite de desesperación casi inhumano.

Su madre llevaba años que estaba, pero no estaba; que la veía, pero no la reconocía la mayoría de las veces. Siempre con esos minutos de lucidez, que duraban demasiado poco comparado con la de horas que se pasaba sin reconocer a ninguno de sus familiares. Al principio habían sido despistes tontos, con el tiempo esos simples despistes pasaron a mayores y ese día incluso llegó al insulto. ¡A ella! a su niña querida. Dicen los expertos que la terrible enfermedad hace en algunos casos que el enfermo insulte con virulencia a las personas que más ha querido en su vida. Seguramente haya pocas cosas más crueles en el mundo, muy pocas. Por eso ella necesitaba ese día ir rápidamente a ver sus padres, el celestial, representado en la tierra en esa imagen, y el físico, que desde hacia algunos años estaba a su vera.

Llegó y se sentó donde siempre lo hacía, segunda banqueta de la izquierda y en el extremo más próximo al pasillo. Allí entraban turistas, devotos y curiosos de diversa índole, personas muy distintas pero unidas por ese nexo poderoso. Para nuestra protagonista sólo había tres personas allí, sus padres y ella. Estuvo un rato grande, hablando como se habla aquí a las imágenes, sin abrir la boca, simplemente fijando la mirada. Todo está dicho, ellos te entienden, ¿para qué más?. En esa mirada iba una llamada de auxilio y una solicitud de consuelo. Unas miradas que sostienen uno de los diálogos más profundos y sinceros que se pueden tener. 

Ángela salió de allí y algo más sosegada emprendió el camino de vuelta. Al llegar a su casa, los cuidadores, que estaban con su madre, le dijeron que se había tranquilizado y le habían empezado a dar la comida que ella había dejado preparada. Su madre miraba a la nada, comía el puchero, como podía estar comiendo cualquier cosa, por inercia. De repente levantó la cabeza y miró el cuadro del 'Señor' que presidía el salón y luego giró la cabeza hacia su hija. Dolores, que así se llamaba la madre de Ángela, musitó entonces "Padre, aquí tienes a mi hija, cuídamela siempre". Las mismas palabras que le habían contado que dijo en ese primer día de vida de Ángela allí ante él. Ahí es cuando estuvo segura que el que a todos entiende y a todos escucha estaría siempre con ella y su madre. 

#DiaMundialDelAlzheimer


Virgen del Juncal (9 de septiembre de 2017)







Mercedes de la Puerta Real (23 de septiembre de 2017)







Pastora de Triana (23 de septiembre de 2017)







domingo, 17 de septiembre de 2017

El círculo endogámico de la sevillanía

Ayer sábado el Consejo decidió quien será pregonero en el 2018. No habrá sorpresas, es de su círculo y seguro dirá el pregón que los que estén sentados detrás y delante quieren oír, como todos los pregones. Alguna vez lo he comentado, puede haber pregones que suenen más frescos, Francis Segura o Rafa Serna, por ejemplo, personalmente esos me gustaron, pero no debemos olvidar que ellos también pertenecen a ese entorno cerrado. Lo dicho en el atril es lo que querían oír los allí presentes.

Hay en Sevilla, y fuera de ella, personas que podrían dar un magnífico pregón. Actores, periodistas, escritores... gente que domina el arte de la oratoria y tiene cierta facilidad para escribir. Que sufren una endogamia terminal y peligrosa lo muestra claramente que ha habido incluso pregoneros que tenían algo de tartamudez, inadmisible si de lo que hablamos es de un texto principalmente oral, pero lo importante era que esa persona es uno de los suyos. También los ha habido con una dicción nefasta, ¿Qué más da eso si es nuestro amigo?. Si alguien dice que el pregón gana cuando se lee, quiere decir que ha sido un mal pregón y que no ha cumplido su función, prácticamente de todos se dice eso cuando ha finalizado, una muestra más que no se hacen buenas elecciones.

En realidad esta endogamia es la que provoca que no vean  muchas veces que sus acciones producen perplejidad al resto. Todo va unido. No es casualidad que cada Domingo de Pasión se organicen un 'show' para sí mismos. Al igual que al encontrarse en el círculo cerrado y nada autocrítico no ven la necesidad de cambiar tantas y tantas cosas de la Semana Santa. Itinerarios, Carrera Oficial, jornadas... ahora dicen que van a cambiar, sobre todo por el peso que hoy en día ha tomado la seguridad, no por un convencimiento real. Llaman soluciones a los parches, porque las soluciones realmente les parecen radicales. Al no estar convencidos y casi verse forzados a ello postergan eternamente las decisiones, en mayo te dicen que en septiembre habrá soluciones, y una vez que llega septiembre te dicen que en Navidad, en Navidad que ya la Cuaresma está cerca y no es el momento. Por eso defienden públicamente que la Madrugá de 2017 fue por efecto de una pelea, ellos en su círculo dicen eso y nadie les replica, nadie les dice que eso no solo es mentira, sino que quedan bastante mal dando esa explicación. Fuera del círculo sus actos y explicaciones provocan mofa y temor. Mofa por lo irrisorio, temor porque al fin y al cabo nuestra seguridad y la Semana Santa están en sus manos y organizarla con esa venda en los ojos puede acarrear consecuencias dramáticas.

El gran paso que daría este Consejo, este Palacio y este Ayutamiento, sería que salieran de ese círculo, que se dejen de informes contratados para reforzar sus tesis, de marear la perdiz durante años, de volver siempre a los mismos temas para no coger nunca el toro por los cuernos. Que se relacionen con gente de fuera, incluso que pidan ayuda a profesionales de diversos sectores, aunque no sean miembros de ese club privado de sevillanos. Que se tomen las croquetas y los soldaditos de pavía con gente distinta, personas que le pueden aportar otro punto de vista, seguramente mucho más cercano a la realidad. Pero no cambiarán su forma de actuar, lo llevan en el ADN. El próximo Domingo de Pasión se volverán a poner el mismo chaqué, dirán las mismas cosas, almorzarán con los mismos y se colocarán para las fotos de la misma manera, la misma sonrisa del que cada año piensa que es plenamente sevillano y no se dan cuenta de lo poco representativo que es de esta ciudad. 

sábado, 16 de septiembre de 2017

La Semana Santa de las muletas

Cuenta la famosa leyenda que un rey joven un día se cayó del caballo y se rompió las dos piernas, desde entonces se vio obligado a andar con muletas. El rey no quería ser el único en ir de esa manera, por ello obligó a toda la población a tener que caminar igual que él, so pena de muerte de quien no lo hiciese. Vivió muchos años, tiempo en el cual a los niños se les enseñaba desde sus primeros pasos a andar con muletas.. Décadas después, al morir el rey, solo lo más ancianos recordaban lo que era andar sobre las piernas. Todo el mundo iba sobre muletas, era lo que conocían, lo que creían normal y lo que nadie se atrevía a cambiar. Un joven osado pretendió un día andar como antaño se hacía, según le habían comentado algunos ancianos. Al principio se caía y era el hazmerreír del municipio. Poco a poco su perseverancia y su convencimiento de hacer lo que sabía era mejor hizo que consiguiera andar perfectamente de manera bípeda. Entonces el resto de personas lo miraban con envidia y las risas se convirtieron en enfado, lo trataban como el loco que iba andando sobre las piernas, pero el problema es que parecía irle mejor que a ellos. Esto llevo a que cada vez más personas entraran en razón y comenzaran a andar sobre dos piernas, recobrándose la normalidad en la zona.

Mañana lunes vamos a vivir una jornada importante en el Consejo de Cofradías y Hermandades de Sevilla. La sección de penitencia aprobará (no me cabe duda) el acuerdo al que han llegado todos los hermanos mayores del Martes Santo. Han sido estas ocho personas las que han roto el hielo, las que han decidido que la situación era insostenible y que ya no se podía seguir jugando con la seguridad de cofrades y nazarenos en la zona de Alfalfa o con la de una hermandad estando en la calle más allá de las cuatro de la madrugada. ¡Bravo! por fin alguien plantea soluciones, no tiene miedo al cambio y actúa con lógica. El cambio de sentido de la carrera oficial me parece una media no solo acertada, sino necesaria. Es verdad que quedarse en eso no es suficiente, han sido tantos años de ir acumulando problemas sin hacer nada que ahora hace falta más de un cambio, pero como punto de partida no está nada mal.

Pienso que esta alteración no se va quedar solo en el Martes Santo, una vez ellos han decidido ser los que van a andar sobre dos piernas, el resto de cofrades y juntas primero tacharán de locos a estos hermanos mayores, pero harán lo mismo con el tiempo. Es posible que incluso este mismo año, porque hay jornadas que ya no resisten ni una chapuza más. Madrugá y Martes Santo son las que tienen los problemas más evidentes, pero Domingo de Ramos, Lunes Santo y Miércoles Santo también están en una situación inasumible, y Jueves y Viernes Santo tienen mejoras evidentes. El Martes Santo ha decidido dar el paso, las otras jornadas no deberían dudar en darlo. Las voces más críticas a este plan dicen que no está bien porque se le quita el significado de estación de penitencia a la catedral. Cuando la Paz, Santa Genoveva, Cerro, Estudiantes, Santa Cruz o Sol (antes del cambio de itinerario) pasan al lado de la puerta de la catedral y siguen para adelante ¿Qué significado distinto tiene al que se propone ahora? Cuando Borriquita/Amor, Jesús Despojado, Amargura, Redención, Aguas, Candelaria, Panaderos, Baratillo, Cristo de Burgos, Monte-Sión, Valle, Pasión, Carretería, Soledad de San Buenaventura o San Isidoro nada más salir cogen una trayectoria opuesta a la catedral para buscar la Campana ¿Están rompiendo alguna Semana Santa?. O hermandades como Cena, San Roque, Estrella, San Pablo, San Gonzalo, San Benito, Sed, San Bernardo, Negritos, Cigarreras, Quinta Angustia, Calvario, Esperanza de Triana, Gitanos, Cachorro, la O, Montserrat, Sol (recorrido actual), Servitas o Trinidad que en algún momento de su recorrido se alejan de la catedral para ir a Campana, ahí no se dice que se está rompiendo el espíritu de la estación de penitencia, claro, si todos andamos con muletas no parece una discapacidad, pero con solo uno que empieza a andar sobre las piernas, ya es muy evidente la discapacidad.

Un debate bien distinto es si debe haber o no carrera oficial, pero de eso no es lo que se está hablando en estos momentos. Si partimos de la base que hay carrera oficial y esta debe ser un eje Norte-Sur, es evidente que favorece a la mayoría hacerlo desde el sur al norte, porque en la actualidad la mayoría de cofradías no están situadas en el norte de la ciudad o en San Vicente (como pasaba antaño). La carrera siempre se adecuó a la procedencia de la mayoría de hermandades. Considero infundado decir que la actual tiene como único objetivo el ir a la catedral, porque acabo de nombrar a 42 cofradías que ahora estarían rompiendo ese único objetivo que supuestamente existe hoy en día y el cual los hermanos mayores del Martes Santo pareciera que han decidido fastidiar. Con un motivo añadido, el resto de diecinueve cofradías no nombradas son de la zona norte, San Vicente, San Lorenzo y zona Campana, por lo que ellas no tendrían que hacer en ningún momento un recorrido antinatural si se cambia el sentido de la carrera. La mayoría de cofradías restarían muchos de los metros recorridos por el centro, con lo que es más fácil que no se produzcan las temidas aglomeraciones o los fatídicos cruces. Piensa siempre una cosa, que hayamos visto algo durante toda nuestra vida no quiere decir que eso haya sido siempre igual, y mucho menos significa que no pueda ser mejorado. Vamos a facilitar que nuestras hermandades avancen de manera sensata y que dejen de una vez por todas de dar gamballadas sobre muletas. 

domingo, 3 de septiembre de 2017

El lodazal de la rutina

Empieza septiembre, dejamos atrás las largas y tórridas tardes de verano, poco a poco los días serán más cortos y la información cofrade más frecuente. Pronto empezaremos a hablar de quien dará el pregón en 2018 y de quien pintará el cartel. Por esa época vendrán las polémicas de si los designados son o no los correctos. Habrá el mismo debate de todos los años. Luego llegará Halloween, volverán las mismas sobreactuaciones de sentirse dolidos por la implantación de esta fiesta, los mismos "memes" y las mismas ocurrencias que año tras año se repiten.

No nos daremos cuenta y ya estaremos en Navidad, viviremos un déjà vu: que si las luces no son las adecuadas, que si el Mapping este no es como el de antes, que si hay que darle un carácter más o menos religioso a esos días... Somos la ciudad Nicolas Cage, siempre sobreactuando, todo es sobreactuación y repetición en Sevilla. Llegará el día de Reyes, ya os lo digo, este año también vais a ver mil veces el "meme" de la espalda de Baltasar, no esperéis originalidad en la ciudad que se autoproclama original. Vendrá carnaval y ahí el mismo sector de todos los años seguirá pensando que no hay más fiestas que la Semana Santa, y que todo lo que no sea una celebración puramente religiosa no tiene sentido en este país.

Cuaresma, no os voy a sorprender, hablaremos de la cantidad de via crucis y de los altares de cultos más o menos acertados. Aquí los teólogos de barra de bar viven días ajetreados. Quizás este año sigamos hablando de la jaula que creó Palacio con sus Normas Diocesanas, en todo caso volveremos a lo mismo, a no salir del bucle. Empezarán a rebrotar los salpullidos de quien no admite las procesiones de las asociaciones civiles, volverán los mismos insultos y humillaciones de quienes se creen adalides de la educación y el buen hacer. Cuaresma será tiempo de volver a tirarse por la ventana con los modelos climatológicos, de creer que la especulación física y matemática es una realidad inamovible, de estar cuarenta días amargados por algo que cambia cada seis horas. En Semana Santa pasará lo mismo: que si esta hermandad tiene muchos nazarenos fuera de su fila, que si vaya tela lo que tardan en pasar por Campana, que si la banda lleva muchos componentes o que si todo esto antes no era así.

Durarán las batallas de la Semana Santa hasta que llegue el Corpus. Otra vez será un cortejo largo, de nuevo se pedirá cambiar el formato y habrá quien critique que haya más personas con el señor de la Cena y Cigarreras, que con el paso de Santa Ángela. Incluso los que ya sabéis dirán otra vez que vaya falta de respeto el no arrodillarse ante el paso del Santísimo. Sí, hombre, claro que lo sabéis, un pintor y un escritor, antaño profesiones representativas del siglo de las luces que vivió Sevilla y hoy estos dos son representantes fieles del siglo de las sombras en las que está sumida la urbe. De repente tendremos otra vez las largas y cálidas tardes de verano, esas que nos volverán a recordar todo lo que hemos hablado en este artículo.

Lo dicho aquí estará salpicado durante el año con un poquito de tema de veladores, que no falten, otro poquito del carril bici de la Avenida y aliñado todo esto con una frase mágica "esto antes no pasaba". Intentar evolucionar copiando al pasado, no evolucionar por estar siempre metidos en un bucle y en los mismos debates. Así es como Sevilla se ha quedado estancada en el lodazal de la rutina, mientras hay quien chapotea feliz en el mismo. 

domingo, 13 de agosto de 2017

Algunas heterodoxias de la Semana Santa

Sevilla es una ciudad excesivamente tradicionalista, donde a veces la originalidad se castiga y el salirse de unos límites preestablecidos implica una ofensa para una parte de la sociedad. Parece que cada vez esto está más acentuado, aunque de unos siglos para acá siempre existió ese dogma de intentar imponer una sola visión de la ciudad. Hoy vamos a ver cinco ejemplos de heterodoxias de la Semana Santa, que demuestran que ese corsé que se le intenta poner a la ciudad no es real. Algunas de estas heterodoxias son más lejanas en el tiempo y otras coetáneas a nuestros días. Algunas claramente tiene fin irreverente y otras son hechas por personas pertenecientes al mundo cofrade. Hoy en día para algunos todo es un ofensa, no saben discernir entre la afrenta, lo provocador o los diferentes puntos de vista que un mismo asunto tiene, incluso no tienen la capacidad de algo tan sano como es reírnos de nosotros mismos.

- La Semana Santa de las cigarreras. Nos situamos a finales del siglo XIX en la Fábrica de Tabacos de Sevilla. Días antes de la Semana Santa las cigarreras de la ciudad organizan una Semana Santa "carnavalesca". las trabajadoras se disfrazan de cofrades, guardias civiles, toreros, imágenes sacras o nazarenos. Esta teatralización, que hay quien la define como "orgía sacrílega y fiesta hedonista", era en el fondo no sólo una critica a ciertos estamentos de la ciudad, sino una parodia del día a día de aquella época, ya no sólo local, sino también nacional. Figuras como Canovas o Sagasta no salían muy bien paradas de esta representación. La procesión acabó con un intervención policial, no tanto por lo representado allí, sino por escandalosas y porque hubo algunas que promovieron el "provocar tumultos, carreras y sustos" ¿Os suena?.

- El besamanos transgresor. Nos situamos en el barrio de la Alameda al final de los años 70 del pasado siglo XX, época de rebeldía y de luchar contra la ortodoxia establecida desde arriba. En una casa okupa, de la siempre peculiar calle Joaquín Costa, un grupo de personas representaba cada Cuaresma un besamanos "underground" de la Macarena. Un actor inmóvil pretendía simbolizar a la Esperanza, vestía una saya verde de papel metálico y el altar estaba adornado, como si de un culto se tratase. Según apuntan algunos, este evento conseguía atraer a un buen número de público e incluso hacían suyo un símbolo que realmente la mayoría no compartía. Este acto no hería la sensibilidad de casi nadie, especialmente porque fuera de ese ámbito surrealistas no era muy conocido. 

- La procesión de Riego. Era Domingo de Ramos de 1820, días antes se había terminado (momentáneamente) con el reinado absolutista de Fernando VII, empezando el "Trienio Liberal". Una procesión festiva de danzas y cantos atraviesa el centro de Sevilla. Van hacia el Prado de San Sebastián para acabar con los restos de lo que había sido el quemadero de herejes ajusticiados por el Santo Oficio. Llevaron a Riego, líder del movimiento sublevado, en procesión. Las tablas del quemadero formaban parte de este singular cortejo. De nuevo la mascarada mezclaba tintes religiosos con carnavalescos. Hay que decir que se prohibió a las hermandades de ese día vestir el hábito nazareno y se les obligó a entrar en sus templos antes de la medianoche para así evitar desmanes. 

-  La obra "Estrella sublime". La compañía "Bastarda Española" lleva 17 temporadas representando, por diversos lugares de la geografía andaluza esta obra. Personalmente la he visto y me gustó muchísimo, donde algunos ven insulto, en realidad lo que hay es crítica a un mundo cofrade ombliguista e hipócrita. Comprendo que haya quien pueda sentirse ofendido por ver una representación de la virgen sentada en la barra de un bar, todo hay que ponerlo en un contexto y es mejor opinar habiendo visto la obra, pero sinceramente creo que hacen falta puestas en escenas como esta, que para nada pretenden atacar a la fe, sino más bien reírse de uno mismo.

- La hermandad de la pata de pollo. "Tradición" que se dio en pleno siglo XXI. Un grupo de cofrades, incluso algunos de los que calificaríamos como rancios, organizaban esta procesión por las calles de la Feria. Situaban una pata de pollo encima de una silla, con hachones en forma de botellas de fino y faldones de papel de plata. La procesión avanzaba por el Real entre mezclas de "guapa", sones de campanilleros y alguna que otra sevillana. Todos los años había el correspondiente "besapata" previo a la salida y según cuenta la leyenda llegaron incluso a hacer una coronación canónica. El día que salía era también muy simbólico: en la madrugada del Jueves al Viernes de Feria. Ya veis que no le faltaba un detalle. 

Os habéis reído de Sevilla

Bufonada, mascarada, payasada, parodia, pantomima, engaño, farsa... se acaban las palabras para definir la reunión del pasado viernes, donde se nos presentó el informe de la Madrugá. No os lo vais a creer, pero casualmente un informe de 1.000 folios elaborado por ingenieros, informáticos, psicólogos, meteorólogos, físicos... dice exactamente lo mismo que dijeron, desde el minuto uno, los que han mandado hacer el informe. ¡Qué casualidad! podrían haberse ahorrado este tiempo y ese dinero, ellos en sólo cinco minutos lo analizaron a la perfección y con precisión. Lo han titulado "biodinámica de masas", porque llamarlo "Centenares de heridos, bandas y nazarenos que abandonan la estación de penitencia, histeria y hermandades dudando si continuar a su templo" era un título poco comercial y muy largo. 


Es llamativo ver como todos los que sufrimos en la calle esto mismo en el 2000, 2015 y 2017 coincidimos que es algo organizado, y que el famoso ruido previo a todas las avalanchas no se produce por el tumulto, sino que es otra cosa. Quien está encerrado en el ayuntamiento, en una sala del CECOP, en un balcón o en su casa viéndolo por televisión sí piensa que esto puede ser efecto dominó de una pelea de la calle Arfe en 2017, la cual en 2000 destrozó el cortejo de Los Gitanos y de la Esperanza de Triana. ¡Aprende, McFly! Salir públicamente a presentar este histriónico informe es sinónimo de haber perdido por completo los papeles, de no saber en qué puesto se está ni la responsabilidad que se tiene sobre la seguridad de la ciudad. Dice el informe que el efecto se multiplica en las zonas estrecha y se frena en las calles anchas. Dice también que ese ruido se magnifica por el silencio y el recogimiento que hay. Esa explicación podría ser creíble si sólo hubiera pasado en la calle Cuna y con la Hermandad del Silencio, pero ¿cómo explica este sesudo informe que en la calle Reyes Católicos quede destrozada toda una banda de Cornetas y Tambores como fue el caso de San Juan Evangelista? Ahí no había silencio ni era una calle estrecha, y fue uno de los puntos más negros de la noche, al igual que en la Plaza del Triunfo (zona ancha) es donde los heridos fueron de más gravedad. Es más, si eso es así ¿Cómo defienden un efecto dominó que atravesó cofradías como la Macarena, Triana y los Gitanos o enclaves urbanos como la Plaza del Triunfo, Reyes Católicos, Plaza del Salvador o Setas. 



Cuando ellos mismos desgranan el informe quedan más evidencia aún, se dicen simplezas como que si no llueve hay más gente en la calle (han pagado a expertos en clima para que digan esto, sí, ese es el nivel para rellenar los 1.000 folios) o que se ha hecho el "timeline" de los tuit (hay personas que tardan cinco minutos en escribir un tuit y otras lo hacen en 10 segundos ¿Cómo han valorado eso si estamos hablando de un periodo de uno o dos minuto para saber si hay o no efecto dominó?). El informe del Gran Poder es clave, está hecho por personas que vieron lo que pasaba, nadie se lo ha contado ni han tenido que mirar twitter para enterarse de lo ocurrido. De dicho informe sacamos varias frases esclarecedoras y que derrumban la versión oficial. Señores, entérense, se lo voy a decir en una frase, no necesito 1.000 folios, ¡no puede haber efecto dominó tan rápido en zonas donde no hay mucho público! El informe del Gran Poder advierte del hecho de no haber numeroso público y que éste no estaba compacto. También dice que un enlace de la hermandad vio claramente el origen de las estampidas y "estas estaban a cierta distancia de la Bodeguita".


La versión oficial fue abrazada rápidamente por la mayoría de periodistas locales de la ciudad, incluso alguno se atrevió a decir públicamente lo que en realidad hacen casi todos: "Ni he investigado esto, ni tengo intención de hacerlo fuera de las fuentes oficiales, porque los periodistas estamos para contar lo que nos cuentan". Qué pena que un periodista diga que él es un mero escribano del poder, qué pena que deshonre de esa manera a una profesión tan importante. En esta sinergia de engaño a la sociedad es necesaria la complicidad de estos periodistas, ya que ellos son los que generan opinión y pueden desmontar con datos la versión oficial, pero para eso hay que ser incómodos e investigar y lo mismo luego no te dan una entrevista o un premio. Seguramente les importe más eso, que el descubrir la verdad de un asunto que incumbe a la seguridad del ciudadano.

Por último, una anécdota que en teoría no tiene influencia en la calamitosa gestión que se está haciendo de este asunto, pero que sí puede explicar la burbuja en la que viven quienes están llevando estas investigaciones. En la mesa de ayer había sentada 14 personas. Todos eran hombres. La reunión era el 14 de julio de 2017, no eran los Caballeros de la Mesa Redonda del Rey Arturo, ni estamos en el siglo VI. Si en su ignorancia no son capaces de ver tal anacronismo, es posible que en su inocencia piensen que vamos a creernos sus grotescos informes.



domingo, 25 de junio de 2017

No más mentiras, por favor

Desde el Viernes Santo por la mañana estoy convencido que la Semana Santa de 2018 será muy diferente a la Semana Santa de 2017. Me refiero al tema organizativo y logístico. Estoy seguro de ello no porque confíe en el saber analítico de los que tiene que tomar las decisiones, sino porque ellos, quienes tienen que tomar decisiones, pasaron mucho miedo, no por los hechos en sí, que a ninguno de los gestores les cogió cerca, sino por la presión social y las consecuencias que estos hechos les podían acarrear en sus cargos. También temen mucho por su reputación social, de hecho creen vivir de ella. Todo lo que pasó en la famosa Madrugá de 2017 les dejó metido ese miedo en el cuerpo y es por ese miedo por lo que van a salir de su burbuja inmovilista.

Digo cambios y no mejoras, porque aunque es una obviedad no está de más recordar que un cambio puede ser a mejor o a peor, véase como claro cambio a peor el vallado atroz que cada año come más terreno a quien pretende acercarse a las hermandades, además de poner en más riesgo la seguridad de los cofrades. No sé que cambios se producirán, no sé si los que se han dicho serán reales o meras cortinas de humo, ni tampoco sé cuando van a dar a conocer estas medidas. Lo que sí podemos intuir es que nos van a intentar mentir, ¿otra vez? sí, otra vez. El Lunes de Pascua hubo reunión, y allí nos dijeron que antes del verano estaría el plan. Hoy ya es verano y el plan aún no está, primer embuste. También dijeron que iban a esperar para hacer hipótesis y valoraciones, sin embargo desde muy pocos días después "nos la intentaron colar" con esa hipótesis burlesca del efecto dominó. Segundo embuste. Siguen en sus treces, pero ya lo dicen más bajito y con menos ímpetu, porque tienen enfrente a toda la masa de cofrades y hasta un informe de hermandad, como es el caso del famoso dossier del Gran Poder. Por cierto ¿dónde están el resto de informes? 

Y sí, van a cambiar, porque saben que de seguir todo igual no iban a poder continuar ni una Semana Santa más. Van a cambiar, sí, pero si lo hacen sin planificación y dando tumbos ese cambio va a ser a peor. Van a cambiar, sí, porque en el 2000 los responsables institucionales se fueron de rositas, pero por aquel entonces no había ni redes sociales, ni blogs, ni tantos medios cofrades como ahora. En el 2000 era más fácil silenciar el asunto, con callar a los dos o tres periodistas de referencia lo tenían hecho, ahora ya no pueden hacer eso y lo saben. Es más, algunos periodistas han cambiado también su actitud ante la versión oficial a la que se adjuntaron desde el minuto uno, han visto que esta vez los cofrades y algunos bufetes de abogados iban a buscar la verdad y han ido cambiado el sentido de sus artículos durante estos meses.

Deberían saber que no nos vamos a olvidar, que no vamos a permitir ni un año más que su pasividad ponga en riesgo nuestra seguridad. Si no trabajan duro por hacer un plan que aumente la seguridad de cofrades y cortejos no nos vamos a callar ni los cofrades ni las hermandades, ya han visto el informe del Gran Poder. Su obligación es trabajar y organizar de una manera eficiente y segura la Semana Santa, no mentir e intentar torear dando plazos que no cumplen. Tampoco deben mentir en las versiones oficiales, porque nadie se las cree y eso les hace perder crédito. Yo no quiero un plan hoy, lo quiero listo para el Viernes de Dolores, pero ya han mentido y eso me hace pensar que o no han hecho ningún plan, o están dando bandazos y perdiendo el tiempo o lo que es peor, no saben ni por donde empezar. Sé que habrá plan y cambios, mis dudas son si sus medidas harán una Semana Santa 2018 más segura o la harán aún más dantesca, y si ese plan será una nueva improvisación de última hora o algo trabajado durante un año. 

lunes, 19 de junio de 2017

Extraordinarias y Corpus

Fantástica, no se me ocurre otro calificativo mejor para la procesión extraordinaria que la orden carmelita organizó en Sevilla el pasado fin de semana. La talla, una de esas que pasa desapercibida para muchas personas porque no procesiona habitualmente, es una de las grandes joyas que nuestros templos guardan. La elección de la banda impecable y el repertorio sublime, sobre todo teniendo en cuenta el sentido (procesión de rogativas) que se le quiso dar a la salida. Quizás sólo se falló en el horario, y a Dios gracias que la ola de calor no fue ese fin de semana, sino la cosa habría sido bastante peor. Las 19.30 no parece la hora de salida más adecuada para un junio sevillano. Me gusta que en las procesiones extraordinarias se añadan elementos diferentes. Al igual que con el Gran Poder tuvimos la extraordinaria de las extraordinarias, con el Cristo de los Desamparados hemos vuelto a tener otra salida que recordaremos y diferenciaremos de otras, han conseguido, por tanto, darle su propia idiosincrasia a la procesión. 

Problemas de horarios y calor también vimos el día del Corpus. No parece lógico que con una alerta naranja en ciernes el señor de la Cena vuelva las 15.00 horas. Es una decisión que, en mi opinión, debería plantearse la hermandad para posteriores años. El jueves pasado fue extremo, cierto, pero el día del Corpus es un día normalmente de calor y lipotimias, siendo supuestamente fácil el proteger de ese riesgo a las personas del cortejo, acólitos, costaleros y músicos creo que no se debería dudar en poner la vuelta a horas más nocturnas, pero ya sabemos que en Sevilla cuesta un mundo cambiar hasta los pequeños detalles. 

Tanto cuesta mover las cosas que hasta donde aparentemente todos estamos de acuerdo, o al menos hay una gran mayoría de consenso, se sigue sin mover nada. Me refiero a la organización del Corpus y su amplio y tedioso cortejo. Hasta Juan José Asenjo se ha pronunciado en este sentido, ignorando, o queriendo ignorar, que es él quien más puede hacer por cambiar en este asunto. Él organiza y él manda sobre la procesión. A ver si los que están todo el día pidiendo baculazos en las hermandades, Semana Santa, cruces de mayo o asociaciones también hacen esta guerra de pedir un baculazo para el Corpus, que aquí sí, y no en los otros temas, Palacio tiene y debe tener potestad para ejercer su poder. Pero de momento no está de moda pedir esto para el Corpus, así que los sanedritas callan en este sentido. 

Y hablando de extraordinarias y arzobispados, esta semana en Málaga se ha anunciado una procesión magna de vírgenes coronadas. Después del éxito del "Mater Dei" los malagueños y su pastor han visto el bien que le hizo a la ciudad, a las hermandades y a los cofrades en general la celebración de ese acto y han decidido volver a hacer algo parecido. También en ciudades como Córdoba, Cádiz o Huelva se hacen cada vez más celebraciones cofrades extraordinarias. Nos adelantan por la izquierda en algunos asuntos y nosotros nos estamos quedando estancados, con el peligro que esto conlleva. Sevilla ha sido paradigma históricamente de las salidas extraordinarias, son innumerables las que ha habido y por diversos motivos, algunos de los cuales hoy serían duramente criticados por los Sumos Pontífices de twitter. Ahora Sevilla es la que mira aletargada a otras ciudades y como son estas las que organizan eventos magnos.  

Hiniesta Gloriosa (14-15 de junio de 2017)