martes, 24 de septiembre de 2013

Semana Santa: El mundo en el que todos caben (II)

Hablaba en el artículo anterior de lo erróneo que me parecía mezclar política y Semana Santa, especialmente si esa mezcla era utilizada para encasillar a todos los cofrades en un perfil o como arma arrojadiza de un debate político. En este artículo vamos a ver ejemplos concretos de como esas teorías se desmoronan. 

¿Se imaginan lo que pensaría el típico neorancio conservador si se entera que en una Conferencia Regional del PC se piropeara a la Macarena?, seguramente se reiría y diría "¿Eso como va a ser?, miarma" pues en 1978 un referente de este partido, parlamentario, poeta, intelectual pero siempre con el apelativo "de izquierdas", hablamos de Alberti, dijo en un acto regional del PC:

Déjame esta madrugada
lavar tu llanto en mi pena,
Virgen de la Macarena,
llamándote camarada.
Flor del vergel sevillano,
sangre de tu santa tierra,
de la paz, no de la guerra,
jamás de Queipo de Llano.
Que tú no eres generala,
abogada del terror,
sino madre del amor,
lumbre que todo lo iguala.
Camarada, compañera,
de obreros y campesinos,
nunca de los asesinos
del pueblo que te venera.
Tú la representación
pura de la luz serena,
Virgen de la Macarena,
no de la provocación.
Muchacha de Andalucía,
la más clamorosa alhaja
de la sola cofradía,
de la gente que trabaja.
La Virgen del Baratillo,
sobre cuarenta costales,
sueña en la hoz y el martillo
para aliviar tantos males.

Y como vemos no se limitaba a versos sino que le gustaba vivirlo de primera mano, a él y otros miembros del PCE, como demuestra este recorte del ABC 


A estas alturas del artículo ya hemos dado el primer susto a los radicales conservadores y progresistas, ambos dentro de sus clichés se hacen la misma pregunta ¿Que hace un comunista gustándole la Semana Santa?. Pero vamos a seguir y ahora nos vamos a referir a como desde la jerarquía de la Iglesia en ocasiones también se ha visto la Semana Santa como al enemigo en vez de como algo suyo. ¿Me van a negar que aquí hemos tenido, tenemos, y tendremos curas que hacen lo imposible por alejarse del mundo cofrade? ¿Me van a negar eso en Pino Montano, por ejemplo, donde hasta que no se cambió el cura la hermandad fue de local en local? ¿Me van a negar las encuestas pos Concilio Vaticano II donde más del 80% de sacerdotes menores de 33 años de la archidiócesis manifestaban que la Semana Santa (como fiesta de religiosidad popular) no debería existir? ¿Me van a negar que han existido cardenales a lo largo de la historia donde su máximo afán era ver como podían recortar a las hermandades? Quien está dentro de este mundo sabe que se pueden poner mil ejemplos al respecto. Y al revés también, porque dentro del mundo católico existen muchas personas que políticamente se declaran de izquierdas y en ocasiones las asociaciones que forman hacen más por el mundo cofrade que algunos miembros de la jerarquía más conservadores. 

Y como siempre es bueno escuchar a los expertos y estudiosos de los temas, el siguiente párrafo es integro del libro “Sevilla 1936: Del golpe militar a la guerra civil”, obra del historiador Juan Ortiz Villalba:

“Durante el primer bienio republicano, las derechas habían impedido los desfiles procesionales con el pretexto del ambiente anticlerical. La Semana Santa se recuperó en parte durante el bienio radical-cedista, pero fue en 1936 cuando todas las cofradías volvieron a salir a la calle. El alcalde Horacio Hermoso y los concejales republicanos pusieron un gran empeño en realzar la Semana Santa comprometiendo decididamente al Ayuntamiento en su organización y venciendo las reticencias de los concejales comunistas y socialistas.

Las derechas sevillanas buscaron entonces otras formas de deslucir la Semana Santa y hacer de ésta arma arrojadiza contra la República. Las familias aristocráticas y de la burguesía, que tradicionalmente alquilaban los palcos de la plaza de San Francisco, situados frente al Ayuntamiento, para contemplar los desfiles procesionales, los dejaron vacíos. Así privaban a las cofradías de los ingresos correspondientes. Además, las señoritas derechistas se negaron a lucir mantilla y peineta el Jueves Santo, haciéndolo en cambio otras, de los medios republicanos. Ante el boicot a los palcos de la plaza de San Francisco, el alcalde dispuso que los ocupasen los niños del asilo, haciéndose cargo del coste el Ayuntamiento de Sevilla y el ministro de Justicia Manuel Blasco Garzón, de su propio bolsillo.”

Seguimos con ejemplos, ¿les conmueve el misterio de Santa Marta cuando lo ven? No parece que eso lo pueda hacer un anticofrade, estaremos de acuerdo en eso todos. Pues mira por donde su autor fue Luis Ortega Bru, un hombre de profundas y públicas ideas de izquierdas. "¡Adios! otro comunista cofrade y encima este ¡artista!". Para colmo en ese misterio va uno de los símbolos de nuestra Semana Santa como es la rosa roja, la cual dona todos los años una persona muy conocida por sus ideas políticas: Iñaki Gabilondo. Ahora es cuando el radical de izquierdas salta y dice: "¿Iñaki?, pero si a ese hombre le veo todas las semanas en el vídeo blog de El País y es de los nuestros!". Amigo, acabas de descubrir lo que llevamos dos artículos intentando explicar: AQUI TODO EL MUNDO CABE





martes, 17 de septiembre de 2013

Semana Santa: El mundo en el que todos caben (I)

Hoy en día nos están metiendo en un mundo donde estar en medio de dos grupos opuestos es estar enfrentados a los dos, donde, como si de Casablanca se tratara, todo lo debemos ver en blanco y negro, ser de unos o de los contrarios, estar radicalmente en contra o radicalmente a favor. Esto es así en todos los ámbitos de la vida, desde las cosas más relevantes como puede ser las ideas políticas (formas de ver la vida) hasta las cosas más banales como puede ser el fútbol. Esto es un soberano error por dos razones, en primer lugar porque creerse en posesión de la verdad absoluta en el 100 % de las cosas es síntoma inequívoco de estar acertando en un 0%. Y segundo, mezclar cosas que no tienen nada que ver es también síntoma que se está cometiendo un error garrafal. ¿Os habéis fijado en el mundo de clichés que vivimos? y eso en nuestra ciudad lo llevamos al máximo, si eres un sevillano al que le gusta la Semana Santa y la Feria tienes que decirle a tu peluquero, cada vez que vayas, que te mida el tamaño de tus patillas. Si te gustan los toros no puede gustarte tomarte una cerveza en el Fun Club de la Alameda, si vas a un concierto de la Banda del Sol, no puedes ir a uno de Extremoduro. O lo uno o lo otro, o el Yin o el Yang o lo blanco o lo negro....olvídate de los grises y mucho menos de una paleta multicolor. ¡Me niego a ello!

Al ser esto un blog cofrade lo vamos a centrar en la Semana Santa y como desde ciertos puntos se intenta politizar la Semana de TODOS los que nos gusta esto. Por un lado está la politización desde la derecha, apropiándose de la Semana Santa e intentando hacerla un coto privado suyo. Creyendo (o intentando hacer creer) que todos los que nos movemos de una manera u otra en este mundo es porque nos regimos por un ideario nacional-catolicista. Por otro lado está la politización desde la izquierda donde normalmente sus miembros atacan ferozmente a todos los que de una manera u otra nos movemos en este mundo porque creen que nos regimos por un ideario nacional-catolicista. Al final hemos unido a los extremos contra nosotros ¿Lo veis?

Miren, señores de los extremos radicales o radikales (según sean de un lado u otro), en la Semana Santa cabe todo el mundo, de izquierdas o de derechas, católico o ateo, blanco o negro, alto o bajo... Cada uno que le dé el punto de vista a la Semana Santa que quiera, ya sea un punto de vista religioso, folclórico, cultural, artístico, económico, antropológico, musical o social. Porque todos esos puntos de vista son los que tiene la Semana Santa y eso es lo que hace de esta fiesta algo absolutamente único y maravilloso. Como sólo queramos encasillarlo en uno de ellos, por la simple razón de que ese es el nuestro, acabaremos destruyendo la grandeza del mundo cofrade.

En el próximo artículo profundizaremos en esta idea y lo haremos viendo ejemplos concretos donde tanto los extremistas de la izquierda como los de derechas verán de primera mano como referentes ideológicos para ellos se salieron de ese redil y demostraron que aquí todo el mundo cabe o que no a todos los de un pensamiento más conservador les tiene porque gustar la Semana Santa .

Foto: Que.es

martes, 3 de septiembre de 2013

Propuesta de nueva Carrera Oficial

Hoy los cofrades nos desayunamos con una importante noticia, al parecer ya se están moviendo los hilos para solucionar el problema del Martes Santo. Servidor es hermano de Santa Cruz y como comprenderéis estoy deseando que esas conversaciones lleguen a buen puerto porque con todo seguridad eso va a ser una mejora para mi hermandad y su cuerpo de nazarenos. Aún así esto no es un problema exclusivo de Santa Cruz y/o del Martes Santo sino que me atrevería a decir que todas las jornadas tienen serios problemas en este sentido. No quiero recordar lo que pasó el Miércoles Santo pasado motivado por una improvisación o lo que cualquier día puede pasar en la Madrugá si algo no sale como está previsto. Además ya días como el Jueves Santo han intentado cambios pero parece que no han llegado a cuajar. 

Como siempre digo no debemos tener miedo a los cambios si estos son para mejor, el inmovilismo es un problema muy serio que tiene nuestra Semana Santa. Da mucho miedo el cambiar un pequeño detalle, así que de grandes cambios ya ni hablamos. Pero gracias a Dios siempre hubo valientes y la historia de nuestra Semana Santa está llena de personas que no tuvieron miedo e hicieron cosas para mejorar la celebración. Empezando por aquellos primero nazarenos que aquel 14 de Abril de 1356 decidieron ir en penitencia desde La Macarena hasta San Lazaro, o aquel Cardenal que organizó la Semana Santa para que todas las cofradías de Sevilla fueran a la Catedral a partir de 1604. Todo en la Semana Santa ha sido evolución y todo debe seguir siéndolo.

La propia Carrera Oficial ha cambiado ya infinidad de veces de sentido y de lugar, siempre se ha ido ajustando a lo que lo que cada época requería y hoy en día es una obviedad que nuestra Semana Santa se ha quedado anquilosada en el tiempo y que necesita no una pequeña reforma sino una gran reforma. Hace tiempo se me ocurrió hacer un documento donde cambiaba radicalmente la Carrera Oficial y como demuestro en el mismo la gran mayoría de problemas se solucionarían con esta propuesta y una inmensa mayoría de Hermandades saldrían beneficiadas.  El documento al estar hecho por mi que no soy ningún "profesional" de la materia tendrá a buen seguro errores y cosas que se pueden mejorar pero humildemente opino que puede ser un buen primer paso para mejorar lo que ahora no funciona. 

Además cada persona conoce su hermandad mejor que nadie, su idisioncracia, lo que gusta, lo que no gusta y como en este blog entran personas de todas las hermandades (o eso espero :)) puede también ser un buen lugar de debate para mejorar en lo posible las posibles deficiencias que esta propuesta pueda tener.