domingo, 30 de noviembre de 2014

Los Fran Nicolás hispalenses

Seguramente un alto porcentaje de cofrades sevillanos cuando vio por primera vez al pequeño Nicolás pensó: "Este tiene "to" la cara de contraguía de (insertar hermandad en la que cada uno pensó)". Realmente el renacuajo la ha liado parda y desde luego ha mostrado a las claras como funciona este país. No creo que este espacio sea el que deba analizar en profundidad la figura de Nicolás pero lo que sí vamos a ver es como en nuestra escala local también tenemos este tipo de personajillos.

En el ámbito cofrade podríamos poner infinidad de ejemplos, para empezar esas personas que entran en una Junta de gobierno y ya se creen dioses en la tierra y parecen que han colmado todas sus expectativas vitales. Pero pequeños Nicolás no sólo tenemos en estos núcleos de las hermandades, sino también, por ejemplo, en los auxiliares de los capataces más afamados de la ciudad. Esos seres cuyo mayor responsabilidad es ir con chaqueta junto a los pasos y que cuando están en la barra de un bar alardean de como tuvieron que intervenir en el conflicto "gravísimo" que hubo entre costaleros. Ni la ONU, oiga.

También tenemos francisquitos en Twitter, donde algunos parecen manejar información tan privilegiada que ni el CNI, me refiero a esas cuentas que, por ejemplo, la noche anterior al funeral de la duquesa mantenían que Macarena y Montesión irían a la Catedral formando una sola cofradía. O también podemos hablar de esos seres que crean cuentas fakes de hermandades haciéndolas pasar por cuentas oficiales. O los de las cuentas supuestamente graciosas cuyo máximo mérito es repetir los mismos chistes una y otra vez y año tras año, pero eso sí, tienen miles de seguidores y eso ya les llena en la vida.

Fuera del ámbito cofrade los Nicolás los podemos ver en el Rocío entre los grupos cercanos a personajes famosos o juntas de gobierno de hermandades. En la Feria donde siempre hay uno que tira de contactos y te consigue meter en la caseta del PP, evidentemente estos seres se lucen con gente de fuera de Sevilla o sevillanos muy poco feriantes. En los carnavales de Cádiz haciéndose selfies con el Selu, el Love o el Yuyu. Vemos como el chico este nombra a Aznar como "El Jose", al igual que nuestros nicolases nombran al alcalde como "Er Juaninancio". Todo sea ponerse una chaqueta, echarse gomina y adoptar una pose, y los Nicolás hispalenses ya viven su propia aventura. 




domingo, 23 de noviembre de 2014

Prohibiciones y vistas gordas

Decían los Obispos del Sur la pasada semana que había que restringir el uso de actividades culturales en las iglesias. Algo tan llamativo fueron capaces hasta de hacerlo público, sin pudor y sin cortarse ni un pelo a la hora de promulgarlo. Vamos, que ellos estaban convencidos que eso que decían era lo lógico y estaba bien. Incluso es posible que esta medida la hayan defendido personas que han asistido a estos e incluso los han presentado. A veces encerrarse en una trinchera y no analizar lo que una noticia supone implica que te tires piedras a ti mismo.

Por casualidades de la vida, esta misma semana uno de esos obispos se ha visto envuelto en un asunto bastante feo. Ha tenido que llamarle Francisco para regañarle por su negligente actuación en un caso tan grave como delictivo. Un joven tuvo que recurrir a Roma para ser escuchado y denunciar un caso de pederastia que había sufrido a manos de 10 sacerdotes de Granada. Sinceramente no creo que Francisco Javier Martínez se haya puesto ni un poquito "colorao" porque le hayan tenido que llamar a capítulo en un asunto que tenía que haber atajado de raíz él. El arzobispo tiene ya un historial a sus espaldas que lo hacen ser un tipo peligroso para la sociedad, en tanto en cuanto sus opiniones son seguidas por muchas personas.

Este arzobispo estaba en Cajasur en la época de la vergonzosa gestión, la cual compartía con mi estimado Asenjo y Santiago Gómez Sierra. También publicó un libro con el vomitivo título de "Cásate y se sumisa" y ahora se encuentra que desde Roma le tienen que llamar la atención por un delito que ha ocurrido en su archidiócesis. Si no llevara sotana es muy probable que ya hubiera tenido problemas legales por malversación de fondos de una caja de ahorros, por apología del machismo y el maltrato o por encubrimiento de un delito de pederastia. Pero no es así, lleva sotana y da homilías en esos centros en los cuales él quiere restringir la cultura. 

Los obispos del Sur no han sacado comunicado de ninguno de estos lamentables actos que han ocurrido en su región y de los cuales ellos son directos responsables. Tampoco han sacado comunicado diciendo la labor que las cofradías hacen día a día y que no se centra, ni mucho menos, en un pregón al año. No son capaces de hacer esa autocrítica de sus malos actos, pero sin embargo sí son valientes para restringir pregones, presentación de revistas cofrades...¡Ojo! si ellos piensan que las hermandades son Iglesia (como dicen de boquilla), estos actos serían actos de Iglesia, no estamos hablando de realizar conciertos de Black Sabbath en las iglesias, aunque a los Obispos del Sur parece molestarle lo mismo una cosa que la otra. 


Foto: ABC



domingo, 16 de noviembre de 2014

Epílogos y prólogos

La sensación de muchos cofrades el pasado Domingo era la misma que la de un Sábado Santo. Eramos consciente que en la Magdalena y el barrio de la Feria se nos anunciaba el epílogo de otro periodo de Glorias. Sonó "La Madrugá", "Solea dame la Mano" y "Virgen de las Aguas" en la Plaza del Museo. Tres marchas que hacían ya que muchos pensáramos en la primavera del 2015. Luego, en otra parte del casco histórico, Tejera nos interpretaba "Pasan los Campanilleros", "Reina de Todos los Santos" y "Macarena" de Cebrián, mientras la Reina de Todos los Santos avanzaba hacia el fin del periodo de Glorias. 

Sevilla no descansa porque la Fe habita en esta ciudad los 365 días del año, si cerramos un periodo abrimos otro y ya este fin de semana tendremos un grandiosos prólogo en San Juan de la Palma. Allí besaremos unas manos de leyenda. Esas manos desgastadas de tantas peticiones y que tanto esconden. Seguro que al entrar en la iglesia, nuestra cabeza gira a la izquierda y nuestra mente ve un "barco" con el malvado Herodes en la trasera. No pasará mucho tiempo hasta que llegue el puente de la Inmaculada y un buen número de las devociones marianas de la ciudad esté a nuestra altura para poder recibir nuestras súplicas.

Luego ya saben, periodo navideño y de belenes en nuestras iglesias y espacios públicos, y luego llegará Enero y de nuevo nos temblarán las piernas cuando estemos ante los Dioses de San Lorenzo y El Salvador, ambos el mismo Dios, mismas peticiones, mismas lágrimas y mismos ruegos. Una vez que pase esto, sólo nos quedará un pensamiento y las 40 noches más largas del año sevillano. Esos 40 días que esconden tantas ilusiones y sueños, tantas túnicas planchadas, tantos capirotes hechos a última hora, tantos via-crucis....

Pero también el Domingo la mirada debía ir hacia atrás, en la jornada también vinieron muchos recuerdos de lo vivido en este periodo de Glorias desde que San José de Obrero llenara de gozo y juventud las calles de su barrio, en una ya lejano mes de Mayo. Pastoras, Carmen, Auxiliadoras.... todas han tenido su hueco en el corazón de los sevillanos cofrades, todas han hecho disfrutar a los que nos hemos acercado por Triana, Macarena, Ronda, Alameda.... 

La historia de Sevilla es un ciclo que nunca se cierra, que siempre parece igual pero que es muy distinto de un año para otro, un ciclo donde continuamente se mira con añoranza al pasado y con ilusión al futuro y donde se van entremezclando epílogos y prólogos. Era 9 de Noviembre, pasaba la Virgen del Amparo por la Plaza del Museo y sonaba La Madrugá, no hacia falta nada más para estar en la Gloria, pero irremediablemente mi mente se me iba al pasado y al futuro :(.


domingo, 9 de noviembre de 2014

¡Tú sí que NO vales!

Corría el siglo XIII cuando el rey Fernando III entraba triunfante en Sevilla. A lo largo de todo ese siglo, en la otra parte de Eurasia, se extendía uno de los mayores imperios que han existido en la historia de la humanidad: El Imperio Mongol. De la mano de Gengis Kan (Señor de todos los Océanos) llevaron el terror allí donde llegaron. Hoy en día, de ese gran imperio queda un país de Asia y con el nombre de Mongolia se conoce en España a un panfletillo a color. 

Reconozco que soy un apasionado del humor satírico y negro, lector en su época del Jueves y hoy en día seguidor de un gran número de dibujantes que de una manera satírica elaboran la crítica más feroz que pueda hacerse. Evidentemente no me estoy refiriendo a la revista Mongolia cuyo único recurso es el insulto y lo burdo ante la manifiesta falta de talento de sus integrantes. Como en todas las profesiones, y especialmente las que requieren de talento personal, no todo el mundo vale para este oficio. La prueba inequívoca para saber si alguien es bueno o no, es que los grandes de este campo nunca recurren al insulto explícito.  

El TL de la revista Mongolia podría firmarlo cualquier adolescente imberbe que, en una época difícil de la vida, intenta tener su momento de gloria, esa época donde es necesario que alguien nos alabe para superar tantos complejos y dudas. Evidentemente si el Twitter del panfletillo fuera llevado por adolescentes la cosa no pasaría de una chiquillada propia de la edad, pero cuando esta cuenta es llevada por autoproclamados profesionales del humor, la cosa ya tiene peor pinta. Si con cierta edad no has demostrado tener el suficiente talento para ganarte la vida de una forma digna, es muy triste tener que recurrir al insulto, menosprecio y falta de educación para poder llevarle un plato caliente a tus hijos.

Cuando la revista Mongolia hace ciertas portadas debe tener en cuenta una cosa, para una publicación satírica lo primordial debe ser ir contra el poderoso, contra el corrupto y contra quien extorsiona. Ir contra un icono que representa tanto para muchísimas personas humildes es de una bajeza moral incluso delictiva. Saben que sacando una imagen cofrade consiguen el aplauso fácil de una parte de su público, además de crear una polémica estéril que les dará la publicidad que necesitan y que no pueden conseguir por su ingenio o inteligencia. Justamente aplausos fáciles y polémicas estériles es lo que las revistas satíricas no han buscado nunca. Es por ello que pienso que en este caso es mejor llamarles panfletillos a color antes que revista satírica. 


Foto: Hermandad de la Macarena



domingo, 2 de noviembre de 2014

Doble moral institucional

Que vivimos en una ciudad donde la doble moral está instaurada es algo que salta a la vista y que cualquiera sabe. Sevilla es una ciudad donde la puñalada trapera está a la orden del día y donde, como ya dijo Fray Carlos Amigo Vallejo, "Si quieres que algo no se sepa, ni lo pienses". Eso es así, como dirían los compadres, y puede gustar más o menos pero en la mayoría de los casos tampoco es que afecte mucho más del coraje que pueda darnos el tratar con gente que no va de frente.

Ahora bien, hay una doble moral mucho más peligrosa para la ciudad, y esa es la institucional. Esta misma semana hemos sabido de las nuevas ordenanzas del Ayuntamiento y como esta plantea sancionar con 750 € a quien rebusque comida en la basura. Esa misma corporación que gobiernan 20 personas autoproclamadas católicos y que parecen pasarse por el forro aquello de la caridad cristiana. Ese Alcalde, que antes de serlo, estaba muy concienciado con los más desfavorecidos y que ahora intenta convertir en delito el intentar comer. El día a día de esta ciudad lo mantienen organizaciones como Cruz Roja, Caritas o el Banco de Alimentos, las cuales han reaccionado rápidamente ante el crimen moral que desde la Plaza Nueva se ha perpetrado.

Lo del Ayuntamiento me recuerda, en parte, a otro postureo institucional que es el que practica una parte de la jerarquía de la Iglesia cuando recurre a Caritas como producto de marketing y buena imagen, pero luego no es capaz de aportar más del 2% del total de ayudas. Esa misma parte de la jerarquía que luego no sabe vivir humildemente

Me apena muchísimo ver como delante de nuestros ojos nos toman por tontos, tantos unos como otros, como se forman trincheras que utilizan a instituciones como Caritas como escudo, y sólo les sirve para eso, para ser su escudo e intentar aprovecharse de ellas. A la hora de la verdad, en los comedores no están como voluntarios ninguno de estos del postureo, está la gente humilde de verdad que pertenece a la Iglesia y otros que sin pertenece a ella, incluso declarándose ateos, practican de manera noble eso de dar de comer al prójimo. Caritas, Banco de Alimentos, Médicos sin fronteras, misioneros, Cruz Roja... son el escudo de unos personajes siniestros que sólo ven su ombligo y jamás les ha importado, ni les importará, el sufrimiento ajeno. 


Foto: www.reportero24.com