domingo, 23 de septiembre de 2018

Aterrizando en el siglo XXI

La Semana Santa de 2019 será recordada por algunas cosas que aún no sabemos ni intuimos, pero desde ayer sí conocemos una de sus claves. Charo Padilla, la conocida periodista de Canal Sur Radio, será la primera mujer en subirse al atril del Maestranza. Empezaba a oler a naftalina que nunca pensaran en una mujer. Siempre, los del club privado llamado Consejo de Hermandades y Cofradías, han llamado a uno de los suyos y por una vez han pensado en una de las suyas. Hasta ahora habían mantenido una actitud más propia del siglo XV - como en casi todo lo que hacen - que del XXI.

Es obvio que esta periodista sabe conectar con el público, casi podemos asegurar desde ya que el pregón no será muy poético, pero sí llegará a la gente. Recordemos que en este evento es mucho más importante saber llegar al cofrade que la calidad literaria del texto. Dudo mucho que en 2019 se vaya a dormir nadie, como pasa en casi todos los pregones de "poetas". Tediosos, largos e infumables, se convierten más en el ratito de gloria y autobombo del que está en el atril, que en pregonar la fiesta.

Otro detalle a destacar es que hace poco se nos dijo abiertamente que Charo Padilla había sido la primera elección para un pregón, pero que había dicho que no. Parece muy extraño que un año se niegue en rotundo y al siguiente acepte, más bien podemos deducir que quien o quienes antes tenían peso en la decisión, y este año no lo han tenido, no fueron valientes para decir que en realidad no conciben a una pregonera el Domingo de Pasión. 

No se trataba de elegir a una mujer por elegirla, como sí han hecho con varios de los pregoneros elegidos anteriormente, se trataba de elegir a una persona que lo haga bien. Hay que felicitar a los responsables del Consejo por esta elección, ahora el Domingo de Pasión veremos si Charo Padilla está a la altura o no, pero eligiendo a ese tipo de personas hay muchas más posibilidades de tener un buen pregón. Eso sí, y como decía al principio, Charo Padilla es una de las suyas, pertenece al club privado y su elección es vista con buenísimos ojos por ese cenáculo de sevillanos que se dan premios así mismo para tener cierta relevancia social. El paso gigante del Consejo sería empezar a elegir personas de fuera de su círculo, gente muy capacitada, pero crítica y con un punto de vista muy distinto al de ellos. Ese paso está lejos de darse, muy lejos. 


domingo, 16 de septiembre de 2018

Nacionalismo de corneta

Andamos en una época donde las noticias sobre cambios de bandas se suceden. Es un tema que a algunos apasiona, incluso hacen su leitmotiv de ello. Aunque no sea este mi caso, no es algo que vea tan criticable como suelo leer a algunos, siempre digo que la Semana Santa tiene múltiples aspectos para acercarse a ella, que cada uno elija el que considere más conveniente y no creo que los demás debamos ejercer de tribunal inquisitorial. 

Aclarado este punto, sí parece llamativo tanto cambio de bandas y agrupaciones en tan poco tiempo. Cada año hay alguna variación, pero tantos a la vez no lo recuerdo. También es verdad que los cambios han tenido como protagonistas a bandas de esas que siempre arrastran más información mediática: Sol, Cigarreras o Carmen de Salteras y a esto se ha unido un fenómeno que está sorprendiendo a algunos, la llegada a Sevilla de bandas de fuera de la provincia. Rosario de Cádiz sigue ampliando su nómina en la ciudad y Pasión de Linares llega ahora. También sabemos que la Banda de Cornetas y Tambores Rosario de Arriate o Tres Caídas del Realejo han estado cerca de venir, y probablemente en un futuro a corto plazo consigan un contrato en Sevilla.

Intentar poner fronteras a la Semana Santa es casi lo mismo que intentar poner vallas al universo. La Semana Santa se ha nutrido, se nutre y se nutrirá de personas de fuera. Yo desde luego agradezco a los jienenses Gámez Laserna o Pedro Morales su colaboración a nuestra ciudad, al igual que agradeceré a la banda Pasión de Linares que ayude a hacer evolucionar nuestra Semana Santa. Podemos entrar en el debate de los gustos, eso es diferente, es normal que a cada uno nos pueda gustar más un estilo determinado o una banda concreta, pero vetar a unos músicos solo por su lugar de procedencia es bastante ridículo. 

La endogamia es el final de cualquier tradición, nadie puede avanzar sin aportaciones de personas de fuera, el excesivo localismo (chovinismo) habría hecho que todo esto desapareciera hace siglos. Gracias a Dios los nacionalistas sevillanos no han conseguido que sus teorías sean escuchadas, ni tampoco lo conseguirán, se chocarán continuamente contra el muro de sus lamentaciones y lloros creyendo que han perdido una Sevilla que en realidad nunca existió, afortunadamente. 

domingo, 9 de septiembre de 2018

Carta abierta a los miserables

No queridos miserables:

Os escribo esta carta porque estoy hastiado de vosotros. Me repugna vuestra maldad, vuestra falta de empatía y vuestro odio a la democracia. Cuando hablamos de la figura de Queipo de Llano no estamos hablando de debates lícitos como ser de izquierdas o de derechas, monárquico o republicano, ateo o creyente... de lo que estamos hablando es de un genocida, solo hay una opción, la de repudiar al responsable de la muerte de miles de inocentes: niños, adultos y ancianos.

No os creo cuando decís que sois católicos y justificáis, o directamente defendéis, a un criminal demente. Ser católico lleva implícito el no matarás, no cometerás actos impuros, no codiciarás los bienes ajenos, no robarás y el no dirás falso testimonios o mentiras. Lógicamente ser católico es no defender a quien se salte de manera vil estos mandamientos. Para vosotros es ir a misa cada domingo, bautizar a vuestros hijos y besar la mano de un sacerdote, pero eso no es ser católico, eso es postureo. No, miserables, no podéis autoproclamaos católicos y no ir decididamente contra quien pregonaba desde las ondas de Radio Sevilla lo siguiente: "Nuestros valientes legionarios y regulares han enseñado a los cobardes de los rojos lo que significa ser hombre. Y, de paso, también a las mujeres. Después de todo, estas comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen”. ¿Qué me he perdido para que un católico defienda a un cretino que se salta todos los mandamientos? ¿Qué me he perdido para que un católico defienda a alguien que es la personificación de los siete pecados capitales?

¡Pero qué vais a ser vosotros católicos!, si anteponéis vuestro odio ante todas las cosas. Si politizáis a Cristo para usarlo en vuestras guerras partidistas. Solo os interesa la religión para usarla de escudo y lanza. Ni uno de sus valores os aplicáis, si blanqueáis la historia de un sanguinario. Leed al Papa Francisco diciendo: "Que el Espíritu Santo nos dé la gracia de la conversión y la unción interior para poder expresar, ante los crímenes de abuso, nuestra compunción y nuestra decisión de luchar con valentía".

Respecto a la Hermandad de la Macarena, debe expulsar de su recinto los restos de Queipo de Llano y el general Bohórquez. Aunque fuera solo por catolicismo y respeto a los miles de macarenos y/o creyentes que ambos mandaron matar. No es sostenible en una democracia defender las dictaduras ni golpes de estado militares como el de 1936. No es moral en una religión honrar a asesinos. Esos restos deben estar fuera no solo de la basílica, sino también de cualquier recinto perteneciente a la Iglesia. Deben ir a un lugar donde quede claro a las nuevas generaciones que clase de monstruo no hay que ser en la vida. ¿Qué el lenguaje de esta carta os parece duro? Yo no creo que lo sea, pienso que este tema no es una de las tonterías habituales de las que hablamos los cofrades (bandas, costales, compostura de un nazareno...), hoy tratamos lo más importante que tiene el ser humano, su libertad y la democracia, no se debe ser tibio ni dejar sin aclarar en que bando se está, yo tengo claro que mi bando es el que está enfrente de los genocidas. Y vosotros, ¿en qué bando estáis?

martes, 21 de agosto de 2018

Conventos y cofradías: convento del Carmen, Casa Grande de Sevilla


- Orígenes

Este convento fue fundado en 1358, gracias a que un noble donó su casa a la Orden del Carmen. Durante los siglos XVI y XVII sufrió importantes remodelaciones mediante criterios manieristas y barrocos. Como tantas otras, la Orden fue desamortizada en 1835, pasando a ser utilizado como cuartel. Durante su uso por el ejército sufrió importantes modificaciones, se creó la fachada principal siguiendo modelos academicistas y se demolió parte de la iglesia. En esa época su retablo mayor pasó a la iglesia de Santa Marina, donde se perdió para siempre en el desafortunado incendio que este templo sufrió en 1936. Se conservan sus dos claustros y su torre, ahora desmochada. En 1990 es adquirido por la Junta de Andalucía y desde 2002 es utilizado como Conservatorio Superior de Música y Escuela Superior de Arte Dramático.


Claustro del convento. Blog de Roberto Paneque

- Siete Palabras y las fusiones en su origen

Una de las hermandades más vinculadas a este convento es la de las Siete Palabras. La actual hermandad del Miércoles Santo es el resultado de la fusión de varias hermandades, la primera fusión data del 30 de agosto de 1629 cuando en el convento del Carmen, se unen la Hermandad de la Cabeza y de los Sagrados Clavos y Virgen de los Remedios. Es el primera fusión de la que se tiene constancia entre una hermandad de Gloria y otra de penitencia. En 1561 llega a Sevilla la devoción de la Virgen de la Cabeza, surgida en Andújar, se fundó en la iglesia del convento del Carmen. Aunque esta hermandad no llegó a ser nunca filial de la de Andújar, ni participó en su romería. Tampoco está relacionada con la actual Hermandad de la Virgen de la Cabeza que reside en San Juan de la Palma y que fue fundada en 1931. La Hermandad de los Sagrados Clavos se ubicó provisionalmente en la capilla de la Cabeza, al estar en obras la iglesia del convento, pero se mantuvo en ella una vez concluyeron los trabajos. La convivencia durante varias décadas dio como resultado la fusión. Esta hermandad tenía ya un crucificado al que más tarde, en 1777, empieza a llamársele el Cristo de las Siete Palabras, advocación que aparece en la regla de 1798. Posiblemente la cofradía de los Sagrados Clavos y Virgen de los Remedios procediera del convento de los Remedios (finales del XVI), ubicado en la actual plaza de Cuba.
Durante la invasión francesa tuvieron que salir a la cercana parroquia de San Vicente, pero perdieron parte de su patrimonio. Cuando los franceses abandonaron la ciudad, la hermandad regresó al convento del Carmen. En 1835 se produjo la exclaustración del convento, llevando al cristo a una dependencia de la iglesia del Carmen y a la Virgen de la Cabeza a un cuarto de la parroquia de San Vicente. El 2 de noviembre de 1868 fue desposeído el convento del Carmen como su sede canónica, siendo la misma desde entonces la parroquia de San Vicente. Desde 2014 la hermandad modifica sensiblemente su recorrido cada Miércoles Santo para poder pasar por las puertas de la que fuera su casa durante tantos años.


Siete Palabras a finales del XIX. Foto Pasión en Sevilla

- Soledad de San Lorenzo, gran parte de su vida aquí

La Soledad de San Lorenzo fue fundada en el siglo XVI, se conoce que el año 1549 estaba establecida en el convento de Santo Domingo de Silos (actual parroquia de San Benito), pasando con posterioridad al Hospital del Amor de Dios, a la Iglesia de Santiago de los Caballeros, y en 1575, a la de la Casa Grande del Carmen Calzado. Se establece aquí edificando, en sus terrenos, una gran capilla, la cual es ampliamente descrita y ensalzada por diversas obras. Permaneció hasta 1810, es decir, el período más prolongado de su historia. Este edificio, con templo de una sola nave enfrentado a la iglesia principal del monasterio, fue construido gracias a que la orden carmelita cedió unos terrenos de las huertas del cenobio. Hoy en día la situaríamos en la calle Goles. Sus dimensiones eran 42 metros de largo y 9 de ancho. Durante los primeros años le fueron otorgadas diversas gracias por los pontífices, conservando aún la hermandad algunas bulas de esta época (1579, 1584, 1605). Documentos de Francisco de Sigüenza, Ortiz de Zúñiga, José Bermejo, Abad Gordillo o González de León coinciden en señala la imagen de la Soledad como una de las grandes devociones de Sevilla. Destaca la agregación de la capilla a la basílica romana de San Juan de Letrán (1594). La hermandad soleana tuvo relación también con otro convento de la zona, el agustino del Dulce Nombre de Jesús. En el claustro de dicho convento celebraba, cada Domingo de Pascua, la ceremonia del encuentro entre Jesús Resucitado y la Virgen de la Alegría. Hoy en día hay hermandades de la Soledad que mantienen esta tradición, pero en Sevilla se perdió al final del siglo XVI, por un lado por el pleito que mantuvieron la Soledad de San Lorenzo y el Santo Entierro y por otro por la disposiciones que impuso el Cardenal Niño de Guevara en el 1604. En febrero de 1810 la hermandad tienen que huir del convento debido a la invasión francesa, convirtiéndose a los pocos días su capilla en cuadra del ejército invasor. Una vez fuera de la ciudad los franceses, intentó volver pero las diversas pérdidas patrimoniales y los problemas económicos hicieron que fuera imposible.


- Quinta Angustia, raíces en la Casa Grande del Carmen

Otra hermandad con raíz en el Convento Casa Grande del Carmen es la Quinta Angustia. Tiene su origen en dos antiguas cofradías de penitencia, la del Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo y Quinta Angustia de María Santísima y en la del Dulce Nombre de Jesús. La primera de ellas es fundada alrededor del año 1500 y sus reglas son aprobadas el 5 de febrero de 1541, en su sede canónica en la Casa Grande del Carmen. Esa corporación salía cada Jueves Santo con hermanos de luz y de sangre. Era habitual que antes de la salida se pronunciara un sermón de la Pasión, y al llegar se hacía el lavatorio a los disciplantes. Allí residió durante siglos en una capilla propia, recibiendo abundantes privilegios de la comunidad carmelita. Tuvo una primera capilla en el claustro principal, hasta que en 1608 se traslada a otra al lado de la puerta de la iglesia. Después de unas décadas de crisis llega el golpe de la invasión francesa, las hermandades radicadas en el convento huyen a la parroquia de San Vicente. El Sagrado Descendimiento, al ser la última en hacerlo, no tuvo sitio donde colocar sus imágenes y patrimonio. En 1811 salió desde el convento de San Pablo, pero a la vuelta entró en el del Carmen, situándose las imágenes en un altar lateral. En 1830 tuvo un pleito con el convento, ya que querían irse, pero perdieron ese pleito, entrando en una nueva etapa de decadencia, hasta que en 1840 en un intento de revitalizar a la hermandad varios hermanos la trasladan a la iglesia del Sagrario de la Catedral, más tarde a la Iglesia de los Menores – actual parroquia de Santa Cruz – y finalmente a la iglesia de San Buenaventura, volviendo al convento del Carmen en 1843, hasta que en 1851 se unen a la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús y abandonan definitivamente este cenobio.


- Elementos del convento que podemos seguir disfrutando

Como hemos podido ver, la parroquia de San Vicente ha tenido a lo largo de la historia mucha vinculación con el convento del Carmen, especialmente como lugar de refugio de hermandades y patrimonio en peligro. Hoy en día, en este céntrico templo podemos ver algunos vestigios del desaparecido convento. El actual titular de la Hermandad de Las Penas fue una talla destinada a ocupar una hornacina en el claustro principal del Convento Casa-Grande del Carmen. Esa es la explicación por la que es una imagen tan marcada hacía un lado. El motivo por el que estuvo vinculado a este lugar fue que, al igual que en numerosos conventos de la Orden en España, se seguía la veneración de este pasaje como lo hacía San Juan de la Cruz. En 1870 se trasladó a la parroquia de San Vicente, colocándose en un altar a los pies de la nave de la Epístola. Hoy en día en el palio de la hermandad podemos ver una magnífica miniatura de Nuestra Señora del Carmen, que representa la imagen que presidía la Casa Grande. Junto a la Virgen del Rosario de la parroquia de San Vicente hay imagen de Santa Teresa (siglo XVIII) que procede del convento y cuya autoría se desconoce. El retablo neoclásico de la Virgen de los Desamparados, del mismo templo, anteriormente perteneció a la Virgen del Carmen, la cual es una obra anónima (s. XVIII) que procede también de la Casa Grande. Forma un interesante conjunto al lado de Simon Sock.

En otra parroquia cercana, la de San Lorenzo, hay otra representación de la Virgen del Carmen, que durante la invasión francesa una camarera de la virgen salvaguardó en su casa, donándola después a la parroquia de San Lorenzo. Es talla anónima y por sus características formales se piensa que es del siglo XIV. Es la representación de la Virgen del Carmen más antigua que hay en la ciudad.


Miniatura de la Virgen del Carmen en el palio de Las Penas

Fuentes bibliográficas
  • García de la Concha Delgado, Federico (1999). Misterios de Sevilla. Ediciones Tartessos.
  • Jiménez Sampedro, Rafael. Crucificados de Sevilla (2002). Ediciones Tartessos.
  • García Gutiérrez, Fernando (19 de abril de 2013). “Imagen de la Virgen del Carmen en la parroquia de San Lorenzo”. https://www.archisevilla.org