domingo, 25 de septiembre de 2016

Comunicación

Actualmente vivimos en la sociedad de la información, y por ende de la comunicación. Esto es algo que creo a pocas personas escapará. Antiguamente esa publicidad se basaba principalmente en la televisión, radio y prensa. Tener segundos en la televisión era el logro que todos soñaban para su acto, pero también que se hablara de él en la radio y en la prensa escrita. Hoy en día, estos tres tradicionales medios de difusión siguen tan vigentes como antes, pero se ha unido un cuarto con gran fuerza: Internet, y más concretamente las redes sociales. Este impacto de la social media es algo que una parte del mundo cofrade no está llevando bien. Hay brillantes excepciones, como por ejemplo el caso de las cuentas de Twitter de las hermandades de la Estrella o San Pablo (entre otras), las cuales se saben mover magníficamente en este terreno virtual. Comunican a tiempo y en su justa medida. También los medios cofrades de información nacidos en esta época, como no podía ser de otra manera, han hecho de las redes sociales su autopista principal. A los medios tradicionales parece que les cuesta más adecuarse a este mundo, aunque poco a poco lo van logrando.

Pero en todo este orbe de la información tan importante es el qué comunicas, como la manera que lo comunicas. Digo esto porque hace unos días me sorprendió sobremanera cuando el Consejo anunció que iba a designar el día 24 al pregonero y al cartelista de la Semana Santa 2017. Al principio, cuando me dijeron la noticia, pensé que era un broma. ¿El 24? eso es imposible. ¿Los dos a la vez? No me lo creo. Pero no, no era una broma, el Consejo había decidido que era una excelente idea añadir estas designaciones tan relevantes a un día con dos extraordinarias, que ya de por si era una mala elección, y tres Glorias. Aparte del flaco favor que le hacen a los que han sido designados pregonero y cartelista, porque le han quitado repercusión, es que están minusvalorando a los propios actos del Consejo.

No entiendo como puedes concentrar en un mismo día dos designaciones anuales, dos extraordinarias y tres Glorias. ¿Quien puede dar la importancia que requieren los siete eventos? ¿Quién es capaz de digerir la información cuando toda se agolpa en unas pocas horas? Dijo Sainz de la Maza que una de sus prioridades era mejorar la comunicación del Consejo, y le creo, principalmente porque peor no podría ser, pero la comunicación no es solo llevar una cuenta de Twitter al día o no hacer bochornosas ruedas de prensa como las del año pasado, la comunicación es también el saber gestionar debidamente todos los eventos del Consejo y del mundo cofrade en general. Hay que darles su importancia y que tengan ese minuto de oro en televisión, radio, prensa o en forma de "hashtag"y TT.

Ayer por la mañana el impacto era la elección de cartelista y pregonero, gloria compartida en este año. Por la tarde la Paz y por la noche Santa Ana, Nos encontramos a las desvalidas hermandades de Gloria de Valvanera, Mercedes de Puerta Real y Virgen de los Reyes de los Sastres, ninguneadas por los suyos en su día más importante del año. Que las procesiones deben ser en fin de semana es algo lógico, que la elección de pregoneros y cartelista podría haber sido en otro fin de semana menos saturado o entre semana es algo que creo la mayoría estará de acuerdo. No costaba trabajo, era dar más "minutos de oro" a los actos del Consejo, eran más TT, y más repercusión. En resumen era potenciar la maltrecha "Marca Consejo".


Foto: El Correo


domingo, 18 de septiembre de 2016

Perturbados

Cuando en la tarde noche del pasado lunes estábamos delante de nuestros ordenadores una noticia empezó a encogernos el corazón. Se había producido un incendio provocado en la Basílica del Gran Poder. Poco a poco se fueron conociendo más datos y quizás se estropeó la fantástica historia de guerra que algunos ya habían planteado. Se trataba de un perturbado, un hombre enfermo que pudo causar mucho daño, pero que gracias a Dios todo quedó en un susto. Algunos debieron pensar que eso del susto no era suficiente, y aunque quedaba claro que no se trataba de nada más, decidieron que sí, que iban a convertir el delito en guerra.

No cabe duda que el autor de los hechos es un perturbado, seguramente tratado, o si no, será tratado a partir de ahora. Pero el problema viene en el resto de perturbados que una parte de la sociedad ve como gente sana e incluso ejemplo a seguir. Hablo de esos perturbados que tras cuentas "fakes" calientan el ambiente con sus comentarios, hablo de los perturbados que usan un hecho tan desagradable para promocionar sus estrofas, hablo de quien desde un medio de comunicación incita a la violencia contra un enfermo, recordemos esto, enfermo mental. Perturbado es también el que hace un minuto a minuto de esta noticia como si de un ataque terrorista se tratara, y no es menos perturbado el que escribe la crónica o artículo de opinión de este hecho como si estuviera describiendo la situación de Raqqa. Hay tantos y tantos perturbados que les encantaría que la motivación del incendio fuera otra, para así avivar más sus guerras quijotescas.

Perturbado no es solo ir con un mechero a la capilla del Sagrario de la Basílica del Gran Poder, perturbado es también quien quiere imponer sus ideales, generar odio en sus seguidores o no concebir que hay quien tiene otros ideales y creencias. Perturbado es enaltecer los valores de cristianismo a las maduras, y dejarse llevar por un pecado capital, la ira, a las duras. ¿De qué sirve defender valores como la bondad, la fraternidad o el amor al prójimo si luego nuestra única misión es fomentar guerras y no empatizar con nadie que difiera de nosotros?. Está claro que hablo de una minoría, la inmensa mayoría de cristianos no se dejan llevar por ese odio ni actúan de esa manera en su vida diaria. Pero estos perturbados sociales hacen mucho ruido, y lo que es peor, tienen influencia debido a la masa de seguidores que mueven. 

¿Por qué dices "¡Basta ya de ataques a mi creencia!" cuando de lo que estamos hablando es de una persona que necesita atención médica? ¿Por qué da la sensación que muchos disfrutarían si estas cosas tuvieran otro matiz, porque así reafirmaría su ideología de la ojeriza? ¿Por qué un perturbado en un templo es una persona que ataca las creencias y fuera del templo es un pobre hombre que merece misericordia? ¿Por qué algunos piden abiertamente que se haga lo mismo en una mezquita? ¿Dónde queda la fraternidad? ¿Por qué si Jesús dijo ""Haz a los demás lo que quieres que te hagan a ti", tú instigas a los demás para que hagan con otros lo que a ti te hiere?¿Por qué que todos los ataques hacia ti son misiles que te duelen en el alma y los ataques que tú lanzas son palabras o actos vacíos que no van a herir a nadie? ¿Por qué te defiendes atacando? ¿Por qué  te enervas con un fuego inocuo en un templo y no levantas la voz ante quien lleva a la miseria al mendigo que está en la puerta del templo? ¿Dónde dejamos los valores cristianos? ¿Dónde dejamos la bondad? ¿Por qué si Jesús dijo "Amaos los unos a los otros", tú continuamente buscas el "Odiaos los unos a los otros"? ¿Por qué has convertido la palabra "buenismo" en algo malo? ¿Por qué si uno de los mandamientos te dice "No dirás falso testimonio ni mentirás", tú mientes a sabiendas? ¿Por qué en el rezo sagrado dices "...como nosotros perdonamos a los que nos ofenden" y luego pregonas a los cuatro vientos que no hay que perdonar ninguna ofensa más? ¿Por qué confiesas con el "Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa" pero luego vociferas "Por su culpa, por su culpa, por su gran culpa"?


domingo, 11 de septiembre de 2016

La rutina del Consejo

Vuelve la rutina a la ciudad que tanto le gusta regodearse en ella. Ya mismo veremos a los niños camino de sus colegios y los padres empiezan a coger el ritmo en el trabajo. Volvemos a tener problemas de circulación y atascos sempiternos en el puente del V Centenario y en la Se-30. Y como no, vuelven los pasos a las calles, después del pequeño/gran impasse que cada día 15 hace la patrona de la Archidiocésis en el desierto cofrade que es agosto, ya hemos tenido estos días las primeras cofradías de Gloria en la calle, Guadalupe y Juncal son ese muñidor glorioso que nos indica que el principio del fin se empieza a acercar. Aunque con estas temperaturas nos sea difícil ver cerca esas frías noches de otoño, Estepa ya nos anuncia que la producción de mantecados ha comenzado y que por tanto tampoco queda tanto para volver a ver a la Virgen del Amparo y Reina de Todos los Santos. De nuevo el ciclo se va a completar, este año si cabe aún más prolífico, debido a las salidas extraordinarias que vamos a poder disfrutar.

Ya nos metemos en esos meses donde el calendario cofrade empieza a volar. En breve empezaremos a saber pregoneros, cartelistas, imágenes del Via Crucis... aunque parezca mentira, en menos de lo que crees empezaremos el año en San Lorenzo, para seguirlo luego en el Salvador, San Julián, Trinidad... Son estos meses lo de las cuentas atrás en las RRSS y en los bares,cada día nos dirán por un sitio o por otro cuanto nos queda para que el Porvenir vuelva a ser ese Río de Plata Blanca que es cada Domingo de Ramos. He dicho Porvenir y San Lorenzo, qué casualidad que ambos marcan el inicio de periodos cofrades importantes, y este año, en estos meses que ya tenemos encima, serán el epicentro de muchas de las emociones que nos quedan por vivir en el 2016.

Todo el mundo vuelve a su rutina, en algunos casos será bueno y en otros no tanto. ¿Volveremos a las reuniones "croquestísticas" para arreglar lo que nadie quiere arreglar? ¿Volveremos a escuchar en estos día aquello de "Hay tiempo aún, queda mucho para la Semana Santa"?. Entre paseo de vara y paseo de vara ¿Habrá algún encargado de día que coja el toro por los cuernos y plantee la obligatoriedad de solucionar los problemas? Se mojará el nuevo presidente, más allá de lo que se haya mojado en Chipiona, Mazagón, Matalascañas o donde tenga su lugar preferido de asueto? De nuevo me estoy viendo venir las prisas a última hora y los "Es que esto ya da tiempo a arreglarlo". De nuevo, los de "Esto se arregla con un baculazo" están al acecho, sin darse cuenta que en la Plaza Virgen de los Reyes ni saben, ni deben, ni pueden arreglar los desaguisados cofrades.

Ya es tarde, vuelve a ser tarde, no parecen con la actitud propia de quien le importa el asunto o quiere ejercer su autoridad. Es falso eso que dicen que el Consejo no puede imponer un criterio, porque en tal caso sería un organismo muerto y vacío, dos de las peores cosas que puede ser una institución. Es incorrecto que no se puedan imponer cosas, lo que sí es verdad que es más difícil. Siempre será mejor una Cuaresma de bar en bar y llena de sonrisas, que unos meses estivales y otoñales de trabajo duro, reuniones largas y rostros serios. Es más difícil, sí, pero también es lo más honesto si se quiere pasear la vara con la cabeza alta.


Foto: Diario de Sevilla




domingo, 4 de septiembre de 2016

Monumento al costalero

Llevamos algún tiempo hablando del monumento al costalero que el escultor moronense Manuel Martín Nieto está realizando para la ciudad de Sevilla, sufragado por la Caja Rural y cuya idea está abanderada por el conocido capataz Antonio Santiago. Hasta ahí, en una ciudad normal, seguramente esto no sería motivo de crispación ni polémica. Podría llegar a entender que los más acérrimos anticofrades, siempre al acecho de todo lo que huela a Semana Santa, se molestan o no entiendan una escultura de este tipo, pero de alguien que se autoproclama cofrade no lo puedo entender. De nuevo rancios cofrades y convencidos anticofrades coinciden en sus críticas hirientes ¿Sigue siendo casualidad?. Estamos convirtiendo lo rancio en lo "anti", cuidado con eso, mucho cuidado. 

No hablo, obviamente, de que guste o no, o que se crea más necesario o innecesario, eso es una opinión personal y cada uno tendremos la nuestra, lo que digo es gente que le va la vida en que esto no salga adelante, que poco menos lo consideran una ofensa ¿Nos hemos vuelto locos todos?. Señores, es un simple monumento, a una de las figuras más representativas de nuestra Semana Santa. Ya sé que hoy en día la moda rancia es huir de todo lo que sea mundo del costal (y de la música, dicho sea de paso), pero no se puede negar que la figura del costalero es la que más representa a la Semana Santa fuera de la ciudad. Ciudades como Zamora o Cuenca tienen estatuas públicas de sus figuras cofrades más representativas. Dudo que allí haya cofrades que se opongan radicalmente a esto. Lo mismo los sevillanos deberíamos mirar a otros lados y salir de esta unión complejo-ombliguismo que hace que todo en esta ciudad tenga que ser cuestionado, sobre todo si escapa de ciertos clichés típicos y modas tuiteras.

Al asunto tampoco ayudó la reacción del autor, insultando en su Facebook a quienes le habían criticado la obra. Un artista debe asumir la crítica a su obra, lo que no debe asumir es insultos, eso es verdad, pero la defensa nunca debe ser la misma, porque entonces ya convertimos esto en una batalla y damos carnaza a quienes solo quieren eso precisamente, vivir de los insultos mutuos. Creo que Manuel Martín retiró a las pocas horas ese escrito, bien hecho, todos podemos "calentarnos" en un momento dado y meter la pata, el problema es que las capturas están ahí y habrá quien se lo recuerde eternamente. 

Y ya por último una reflexión. Esta idea fue originariamente concebida por Manolo Santiago sobre el año 1983. Y, como dije antes, lleva algunos años forjándose por su hijo Antonio. ¿De verdad que en esta ciudad una simple estatua de algo representativo de la ciudad necesita de más de 30 años para llevarse a cabo?. ¿No es posible que en Sevilla ni lo más intrascendente pueda salir adelante de manera limpia y rápida? ¿Siempre tenemos que ir dejando pasar el tiempo? La pereza institucional y privada de esta ciudad es la que hace que tengamos una ciudad muerta. Mientras no cambiemos el "chip" y nos pongamos las pilas de verdad, y no permitamos que las nimiedades sean el pan nuestro de cada día, muy mal nos va ir, bueno, muy mal nos está yendo ya.